Cómo hacer esquejes o clonación (Multiplicar tus plantas)

esquejes-3

esquejes-3El esqueje, o clonación, es una técnica de reproducción asexual, que tiene variados beneficios, consiste básicamente en cortar una rama pequeña de alguna de las puntas de una planta llamada madre, destinada para eso, y mediante la aplicación de hormonas, hacer que estas ramas produzcan raíces y se conviertan en plantas, por lo tanto la genética será la misma de la planta madre de donde fue obtenido el esqueje, si la edad de la madre es de 4 meses, la edad del esqueje es la misma, aunque parezca una planta recién nacida.

Entonces, si se va a cultivar con esquejes, se debe seleccionar la planta que será la madre, para sacar los esquejes, esta planta se debe mantener siempre en etapa vegetativa, por lo tanto no puede ser una automática. La elección de la planta madre dependerá de lo que se busque en el cultivo, tiene que ser una planta que guste al cultivador, lo mejor siempre es probarla, fijándose en factores como el efecto producido, el sabor, el olor, la producción, el ritmo de crecimiento, la rapidez de su floración o la resistencia a enfermedades y plagas, y otros factores que pueda estar interesado el cultivador.

esqueje-enraizado-jiffySin lugar a dudas la clonación es el mejor método de reproducción, con unas buenas madres, y unas condiciones de cultivo ideales, se obtendrán tantos esquejes como se desee. La mayor ventaja de la clonación, es que se puede poner en floración la planta con apenas 10 cm de altura, siendo esto imposible con plantas de semillas, lo importante en realidad, no es el tamaño, sino la edad del esqueje, que es la misma que la madre, una planta de semilla con 10 cm tendrá, a lo más 1 o 2 semanas de vida, aun no ha mostrado su sexo, y por lo tanto, no estará lista para la etapa de floración, ya que para alcanzar su madurez deben transcurrir de 2 a 3 meses en periodo vegetativo, además una planta con más edad puede desarrollar más cannabinoides, mejorando la calidad del producto final.

Para obtener esquejes se debe tener al menos una planta madre, que esté en un periodo de 18 horas de luz, y 6 de oscuridad, la planta madre debe tener muchos brotes, para poder obtener esquejes, y que su extracción no dañe a la madre, por eso es necesario realizar podas en las yemas de los brotes, incentivando así, el nacimiento de nuevos brotes, resulta beneficioso para la planta madre aplicar un cicatrizante en las ramas que se sacaron esquejes, si el cultivadr lo considera necesario. Hay que considerar un buen contenedor o maceta para la planta madre, que pueda contener la planta sin problema, esto dependerá entre otras cosas, del tipo del sustrato del cultivo.

Al igual que en plantas regulares, hay que controlar el PH, la EC, humedad, temperatura, foto-periodo, ventilación, renovación del aire, y accesibilidad a la planta para su manipulación.

La elección de los esquejes a sacar debe ser siempre de las mejores ramas, algunos cultivadores prefieres las ramas de más abajo de la planta, porque tienen más edad, por lo que deberían ser mas fuertes, pero las ramas de más arriba son la mejor opción, ya que reciben más luz, y por lo general tendrán un mejor color en sus hojas, y estarán más sanas, y enraizarán más rápido, y los resultados serán mejores.

esquejes

Para sacar un esqueje, se debe tener una tijera bien afilada y desinfectada, realizando un corte diagonal en el brote que se sacará como esqueje, una vez cortado, se debe introducir de inmediato en agua con un PH de 6, luego de sacar los esquejes de la planta madre, se debe despejar la parte inferior del esqueje, dejando un nodo bajo el sustrato donde será depositado el esqueje, se puede levantar una capa de piel del esqueje, donde irá enterrado, para favorecer la aparición de las raíces, luego se debe aplicar hormonas que favorezca la aparición de raíces, existen variados productos destinados para esto en el mercado.

Para contener los esquejes recién sacados, se puede utilizar, vermiculita y perlita, lana de roca, semilleros de turba prensada y arlita.

Antes de enterrar el esqueje, es bueno aplicar otro corte en la parte inferior del tallo, a 45 ° para que el agua pueda fluir sin dificultad desde abajo hasta arriba, al enterrarlo debe quedar fijo, sin que se genere un oscila-miento del esqueje en el sustrato seleccionado. el sustrato debe ser inerte, y con un PH no mayor a 6.

Algunos cultivadores realizan un proceso de “peluquería” en las hojas del esqueje, que consiste en cortar las puntas de las hojas del nuevo esqueje, con el fin de evitar la deshidratación, mientras el esqueje se concentra en generar raíces, al disminuir el espacio de la planta, tiene menos lugares por donde transpirar y deshidratarse, ya que aun no cuenta con raíces para absorber agua, y palear este posible déficit. Luego se deben mantener los esquejes a 80% de humedad y 20° centígrados de temperatura, esta temperatura es favorable los 2 o 3 primeros días, para prevenir la deshidratación, luego se debe aumentar unos 5 grados, progresivamente, ideal es controlar la temperatura del sustrato donde se encuentran los esquejes, para que no baje de los 25° centígrados, con esta diferencia de temperaturas, entre el ambiente del esqueje, y el sustrato, se intenta estimular la aparición de raíces.

La luz que deben recibir los esquejes no debe ser muy fuerte, por lo que los tubos fluorescentes resultan ser una alternativa muy buena en los primeros estadios de los esquejes, manteniendolos siempre a 18 horas de luz, y 6 de oscuridad, es bueno aplicar riegos foleales para mantener la humedad al 80%, pulverizando con agua las plantas cuantas veces sea necesario, pero es recomendable no aplicar bio-estimuladores de raíz hasta el sexto día, si todo va bien, se debería detectar la aparición de raíces a los 7 u 8 días. Una vez que el esqueje ya muestra las raíces, es posible transplantarlo al nuevo lugar de crecimiento. Poco a poco se debe ir intensificando la capacidad lumínica, y de riego con fertilizantes, para que el esqueje empiece a crecer, una vez que los esquejes estén firmes, y con un sistema radicular desarrollado, es recomendable pasarlos a floración, independientemente del tamaño que posean.

hpim1193-800x600

Errores en la elaboración de esquejes

Existe una infinidad de errores que el cultivador puede cometer, pero se considerarán los más frecuentes.

  • En primer lugar hay que asegurarse de la procedencia de la planta madre, si la madre está enferma, los esqueje también lo estarán.
  • Luego de ser extraídos, el sustrato no debe secarse nunca, o el esqueje morirá en poco tiempo.
  • Error contrario podría ser mantener demasiado mojado el sustrato, con lo que puede pudrirse el tallo, o raíces, provocando la muerte del esqueje.
  • Los esqueje no deben enraizar con una temperatura mayor a 30°, o se espigarán demasiado
  • No se debe ubicar la lampara demasiado cerca de las plantas, esto producirá quemaduras en sus hojas, con los fluorescentes esto no ocurrirá.
  • Cuando los esqueje están recién cortados se deben depositar rápidamente en agua, o puede entrar aire por el tallo recién cortado, provocando su muerte por embolia.
  • Se deben aplicar hormonas para estimular la aparición de raíces, o no se desarrollarán y el esqueje morirá.
  • Las raíces no deben tener contacto con la luz, o podrían morir, tomando un tono negro.

Como vemos es bastante riesgoso, sin embargo en nuestro GrowShop Medicinal puedes comprar semillas de cannabis por muy buen precio y de gran calidad, campeonas en Chile.

Ver más semillas de cannabis aquí

¿Qué piensas?

Sé el primero en comentar

Infórmate de
Más fácil y rápido

wpDiscuz