La marihuana para la hipertensión

marihuana-hipertension

La hipertensión, es una silenciosa enfermedad que causa 1 de cada 3 muertes en Chile y la tendencia es al aumento, según Luis Michea, científico del Instituto Milenio de Inmunología e Inmunoterapia (IMII). En nuestro país existen 3 millones 600 mil personas desarrollan esta patología, según los registros de la última Encuesta Nacional de Salud 2009-2010, desarrollada por el Ministerio de la Salud (MINSAL). Esto no debe ser muy distinto para el resto de los países de Sudamérica. Por esto es de relevancia el siguiente artículo sobre cómo puede ayudar la marihuana para la hipertensión.

Existen varias investigaciones que indican que el sistema cannabinoide endógeno desempeña un papel en la regulación de la presión arterial, aunque su mecanismo de acción no se entiende bien.[1] Los estudios en animales demuestran que la anandamida y otros endocanabinoides suprimen profundamente la contractilidad cardíaca en la hipertensión y puede normalizar la presión arterial,[2][3] llevando a algunos expertos a especular que la manipulación del sistema endocannabinoide “puede ofrecer nuevos enfoques terapéuticos en una variedad de trastornos cardiovasculares.”[4]

La administración de cannabinoides naturales ha producido efectos cardiovasculares en los seres humanos y animales de laboratorio.[5][6][7][8][9] La respuesta vascular en humanos que se les administró cannabis en condiciones experimentales se caracterizó típicamente por un leve aumento de la frecuencia cardíaca y la presión arterial. Sin embargo, una completa tolerancia a estos efectos se desarrolla rápidamente y los potenciales riesgos para la salud parecen mínimos.[10][11]

La administración de cannabinoides en animales se asocia normalmente con la vasodilatación, bradicardia transitoria e hipotensión[12] , así como una inhibición de la aterosclerosis (endurecimiento de las arterias).[13] [14] [15] La administración de cannabinoides sintéticos también se ha demostrado que reduce la presión arterial en animales y no se asocia con cardiotoxicidad en los seres humanos.[16]

En este momento, la investigación esta evaluando el uso clínico de los cannabinoides para la hipertensión está en su comienzo[17] y, potencialmente, las poblaciones de mayor riesgo son advertidas en gran parte por los expertos para que se abstengan de fumar cannabis.[18]

Ver Citas & Referencias bibliográficas

[1] Franjo Grotenhermen. 2006. Clinical pharmacodynamics of cannabinoids. In Russo et al (Eds) Handbook of Cannabis Therapeutics. Binghampton, New York: Haworth Press.

[2] Batkai et al. 2004. Endocannabinoids acting at cannabinoid-1 receptors regulate cardiovascular function in hypertension. Circulation 110: 1996-220.

[3] Pacher et al. 2005. Blood pressure regulation by endocannabinoids and their receptors (PDF).Neuropharmacology 48: 1130-1138.

[4]  Ibid.

[5] Steven Karch. 2006. Cannabis and cardiotoxicity. Forensic Science, Medicine, and Pathology. 2: 13-18

[6] Ribuot et al. 2005. Cardiac and vascular effects of cannabinoids: toward a therapeutic use? Annales de Cardiologie et d’Angeiologie (France) 54: 89-96

[7] Reese Jones. 2002. Cardiovascular system effects of marijuana. Journal of Clinical Pharmacology. 42: 58-63.

[8] Kunos et al. 2000. Endocannabinoids as cardiovascular modulators. Chemistry and Physics of Lipids 108: 159-168.

[9] Cecilia Hillard. 2000. Endocannabinoids and vascular function. Journal of Pharmacology and Experimental Therapeutics. 294: 27-32.

[10] Rodondi et al. 2006. Marijuana use, diet, body mass index and cardiovascular risk factors. American Journal of Cardiology 98: 478-484.

[11] Ibid.

[12] Reese Jones. 2002. op. cit.

[13] Steffens et al. 2005. Low dose oral cannabinoid therapy reduces progression of atherosclerosis in mice. Nature434: 782-786.

[14] Steffens and Mach. 2006. Towards a therapeutic use of selective CB2 cannabinoid receptor ligands for atherosclerosis. Future Cardiology 2: 49-53.

[15] Steffens and Mach. 2006. Cannabinoid receptors in atherosclerosis. Current Opinion in Lipidology 17: 519-526.

[16] Steven Karch. 2006. op. cit.

[17] Francois Mach. 2006. New anti-inflammatory agents to reduce atherosclerosis. Archives of Physiology and Biochemistry 112: 130-137.

[18] Thomas et al. 2014. Adverse cardiovascular, cerebrovascular, and peripheral vascular effects of marijuana inhalation: what cardiologists need to know. American Journal of Cardiology 113: 187-190.

¿Qué piensas?

Sé el primero en comentar

Infórmate de
Más fácil y rápido

wpDiscuz