Las monjas que cultivan marihuana

monjas que cultivan

Estas monjas que cultivan marihuana están dando la vuelta al mundo ya que tienen un negocio que permite acceder a medicamentos de mucho menor costo que los que entregan las farmacéuticas y además generan empleos con sueldos mínimos de 15 dólares por hora, lo que equivale a más de $80.000 pesos en una jornada laboral de 8 horas que es la común en Chile.

 

Las también conocidas como “Las monjas de la marihuana” tienen una granja en el valle central de California, Estados Unidos, donde cultivan marihuana orgánica.

Ellas están convencidas de que la marihuana es una planta muy poderosa para tratar enfermedades diciendo que en el futuro “averiguaremos que hemos sido diseñados para consumir esta medicina y que funcionamos mejor como sociedad cuando adoptamos una medicina y una dieta basada en las plantas”, aseguró en una entrevista con Efe la hermana Kate.

Dicen que el hábito no hace al monje. Kate y Darcy tienen un instinto demoníaco para los negocios aunque vayan vestidas de monjas y son parte de una tendencia al alza en el “Estado Dorado”: negocios que florecen a la espera de que el electorado dé en noviembre su veredicto sobre la legalización del consumo recreativo de la marihuana.

En el futuro “averiguaremos que hemos sido diseñados para consumir esta medicina (cannabis, cáñamo) y que funcionamos mejor como sociedad cuando adoptamos una medicina y una dieta basada en las plantas”, aseguró en una entrevista con Efe la hermana Kate.

Las hermanas del valle, otro sobre nombre de ellas, son activistas y apoyan a Bernie Sanders, el precandidato presidencial demócrata al que Hillary Clinton derrotó este martes en las primarias de California, según las proyecciones de voto. Aún así ellas están permanentemente luchando para cambiar el mundo, de hecho Kate, la mayor de las dos monjas, es la responsable del personaje “Hermana Occupy” en la marcha de los indignados en el 2011, cuando miles de ciudadanos salieron a las calles del país para denunciar las malas practicas de las entidades bancarias y de los gigantes corporativos.

Ellas quieren que las farmacéuticas pierdan clientes por sus malas practicas y con esto quieren que la medicina sea natural y sea dominada por la clase trabajadora, estimulando también la economía local. Por lo tanto han creado alianzas estratégicas con socios de su país que comparten su visión. Entre ellos se encuentra una familia hispana del valle que creará el segundo centro de elaboración de cannabis medicinal asociado a la “orden” de las hermanas.

Para prevenir robos y por cuestiones de privacidad, el paraíso cannábico que Kate y Darcy han creado se encuentra en una ubicación secreta del valle central. En la granja, que cuenta con una casa, viven las hermanas apegadas a principios de vida austeros y desplegando a los cuatro vientos su amor por la madre naturaleza. En la parte trasera se alza una capilla de madera donde se realizan rituales para bendecir las propiedades medicinales de las plantas. Y a pocos metros se encuentra el cultivo con doce plantas de marihuana, el máximo número permitido por la ley. Aunque todas las plantas se cultivan siguiendo el ciclo lunar, seis se encuentran bajo la custodia de un mexicano al que las hermanas llaman “José” y que heredó sus conocimientos cannábicos de su padre y abuelo. La técnica que emplea es, según Kate, característica de “la vieja escuela mexicana”. Las otras seis plantas están bajo la atenta mirada de la hermana Darcy. A sus 25 años, esta experta en horticultura con experiencia en granjas de Nueva Zelanda aporta una visión “fresca” y “hippie” al proceso de cultivo. En una de estas visitas, Javier Sánchez, de origen mexicano, adquirió dos botellas de aceite que le ayudan a disminuir los ataques epilépticos que sufre desde la adolescencia. “Es una medicina más barata para mí y más conveniente”, aseguró el joven de 20 años, que ha llegado a pagar mil dólares por tratamientos que requieren prescripción médica.

Muchos se preguntarán “¿Son monjas realmente reconocidas por la iglesia católica?”. Ahora es cuando las hermanas revelan su mayor secreto. “No estamos aquí para emular nada de la Iglesia católica. Adoptamos un uniforme con el que la gente se identifica y que tiene un significado. Significa orden, disciplina y limpieza”, aseguró Kate. “Y sentimos que tenemos el derecho a usar este uniforme ya que la Iglesia católica lo ha abandonado”, concluyó.

Esto no ocurre en Chile, pero…

Hay una opción en Chile, y es que aprendas a autocultivar cannabis medicinalmente con semillas altas en CBD, tenemos Pack de Cultivo con todo lo necesario para que un correcto cultivo orgánico. Además publicamos una guía básica de cultivo, unas instrucciones para no infrigir la ley en Chile con el autocultivo y algunas formas de preparar aceite u extractos de cannabis.

Semillas medicinales altas en CBD[+]

Ver más semillas medicinales aquí.

Puede ser más barato que conseguir el aceite con estas monjas, pero sin duda tardarás más tiempo. Sin embargo sabrás lo que estas consumiendo y como prepararlo por lo que tendrás tu independencia medicinal.

Si no puedes autocultivar

🌱 Cultiva conocimiento compartiendo

Deja un comentario

Abrir chat
1
✌Te responderemos lo antes posible
Hola. ¿Te podemos ayudar con tu compra en nuestra tienda online?